FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE CUBA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE CUBA

Mensaje por GREYHOUND el 9/2/2017, 10:43 pm

La decadencia de las fuerzas armadas cubanas

Por Sanjay Badri-Maharaj - 09/02/2017

Compartir en Facebook Compartir en Twitter  

Cuban soldiers march during a military parade along the Revolution Square in Havana, Cuba, Saturday, Dec. 2, 2006. The ailing Fidel Castro did not show up to a huge military parade Saturday marking the 50th anniversary of the founding of Cuba's Revolutionary Armed Forces, fueling speculation about the severity of his condition and the possibility he may not return to power. (AP Photo/ Javier Galeano)


Antes del colapso de la Unión Soviética en 1991, las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) eran fácilmente las más poderosas de América Latina. Con más de 200.000 efectivos, las FAR poseían varios centenares de aviones de combate avanzados (MiG-21, MiG-23-MF / -ML / -BN) y MiG-29, además de una moderna y bien equipada red de defensa aérea. El ejército poseyó grandes cantidades de artillería y más de mil tanques de batalla T-55 y T-62 (MBTs), mientras que la marina poseia tres submarinos, tres fragatas, 13 buques lanza misiles y 48 patrulleros.

Alrededor de 25 años después de la desaparición de su aliado, benefactor y mayor mercado para su principal exportación (azúcar), las FAR no son más que una sombra de lo que eran con equipos ya sea inutilizables o almacenados y la fuerza de su personal reducido a unos 65.000. De una fuerza potencialmente capaz de combatir decididamente contra una invasión estadounidense, las FAR se han convertido ahora en una fuerza de capacidad militar convencional limitada, más útil para las operaciones de seguridad interna que para desarrollar cualquier conflicto militar.

Nada de esto debería ser inesperado, ya que las FAR siempre fueron una fuerza insosteniblemente grande que, al haber visto combate en Angola, Mozambique y Etiopía, fue en gran medida un instrumento de la política exterior soviética. Con el riesgo de una invasión americana neutralizada por la amistad con la Unión Soviética, las FAR se expandieron hasta un extremo excesivo, siendo incapaces de defenderse contra una invasión estadounidense sin ayuda, pero muy superior a cualquiera de sus vecinos. Una vez que el apoyo de la Unión Soviética terminó, el declive de las FAR era inevitable. Las tres instituciones -el ejército, la fuerza aérea y la marina- lograron gran fuerza tanto en equipo como en personal a fines de los años ochenta, pero su caída fue rápida.



El Ejército Revolucionario (Ejercito Rebelde – ER) tuvo modestos comienzos. Con una fuerza de 25.000 (apoyada por una Milicia Revolucionaria de 250.000), el ER utilizó inicialmente una mezcla ecléctica de equipos europeos y estadounidenses suministrados al régimen de Batista, incluyendo tanques Sherman y Stuart junto con obuses M116 de 75mm y Schneider de 75mm y cañones de montaña. Las unidades de infantería estaban casi totalmente equipadas con armas pequeñas estadounidenses con armas de apoyo, como morteros y ametralladoras procedentes de Europa y de Estados Unidos. No hubo cambio inmediato al bloque soviético, ya que las primeras órdenes de armamento colocadas por el régimen de Castro fueron por 24.000 rifles FN-FAL, 15 tanques británicos Comet y obuses Oto Melara Modelo 56 de 105 mm.

Esto cambió en 1960 cuando entró en servicio la primera afluencia de armas checoslovacas y soviéticas. La expansión del ER fue rápida y en 1975, alcanzó su pico de fuerza de 200.000 divididos en tres ejércitos regionales con tres divisiones blindadas y 15 divisiones de infantería. A pesar de que el ER cayó a unos 130.000 soldados a mediados de la década de 1980, todavia posee unos 800 tanques T-54 /-55 y 380 T-62 y más de 500 vehículos blindados de transporte de personal de las familias BTR y BMP, ademas de 1400 piezas de artillería. Más de 30.000 soldados cubanos desempeñaron un papel fundamental en Angola apoyando al MPLA contra el UNITA y el régimen de apartheid de Sudáfrica.

La Fuerza Aérea Cubana (ahora denominada Defensa Anti-Aérea Y Fuerza Aérea Revolucionaria – DAAFAR) experimentó un crecimiento aún más espectacular. Incluso en el momento de la invasión de la Bahía de Cochinos en 1961, la fuerza aérea todavía estaba equipada con reliquias envejecidas de la era Batista, con aviones T-33 siendo el equipo más avanzado y ocho cazas de motor a pistón Sea Fury y un número similar de bombarderos B-26 formando el grueso de la fuerza de combate.

La expansión de la DAAFAR fue dramática y a mediados de la década de los ochenta había recibido no menos de 118 MiG-21 y 89 MiG-23 de todas las variantes, apoyadados por ocho MiG-29 y una gran fuerza de transportes ligero entre aviones y helicópteros Mi-8 y Mi-24 (fácilmente la fuerza aérea más poderosa de la región). Aunque no poseía bombarderos, la amenaza de la DAAFAR con los MiG-23BN fue considerada lo suficientemente grave como para que Estados Unidos dictara el suministro de 24 F-16A a Venezuela para proteger sus campos de petróleo. La DAAFAR también fue responsable de operar la más amplia red de misiles tierra-aire (SAM) en América Latina con SAMs SA-2, SA-3 y SA-6 de alcance medio  potenciados por los sistemas móviles SA-13 y SA-8 y más de 1000 cañones antiaéreos remolcados y autopropulsados. El DAAFAR también vio un extenso servicio en África con operaciones en Angola, Etiopía y Mozambique.

A diferencia del ER y la DAAFAR, la Marina de Guerra Revolucionaria (MGR) fue mucho menos favorecida. La Marina de Batista de tres fragatas de clase Tacoma, dos corbetas de clase PCE, cuatro cazadores submarinos de clase SC y tres torpederos fue reemplazada por una fuerza de defensa costera centrada en torno a 18 buques de misiles de la clase OSA y un surtido de naves torpederas y cazadores de submarinos y una flota de 40 patrulleros de clase Zhuk. A estos se añadió una capacidad limitada de operaciones en agua azul en forma de tres submarinos clase Foxtrot y de tres fragatas ligeras de la clase de Koni. Comparado con el ER y el DAAFAR, el MGR se posicionó detrás de las capacidades de las marinas latinoamericanas más grandes, aunque era  la fuerza naval más poderosa en el Caribe.

Desde entonces, la disminución de las capacidades de las FAR ha sido dramática. Las asignaciones presupuestarias cayeron inevitablemente a medida que la economía cubana sufria un período de ajuste extremo en los años noventa. No se ha incorporado ningún nuevo equipo importante en ninguna rama de las FAR y se ha reducido el personal. El ER ahora comprende unos 45.000 conscriptos, incluyendo 39.000 reclutas y reservistas activos haciendo 45 días de servicio anualmente. Sin embargo, en comparación con la DAAFAR y la MGR, el ER ha sido capaz de mantener gran parte de su equipo a un grado razonable de operatividad- en parte por relegar una gran parte de ella al almacenamiento. Sólo 50 MBT están operativos en un momento dado, aumentados con AFVs rodados.

También ha demostrado un notable grado de innovación en la adaptación de los sistemas de armamento a las plataformas, que se caracterizan por la colocación de torres de T-55 y BMP-1 en los chasis del BTR-60, el montaje de los obuses D-30 de 122mm al chasis de BMP-1 y camiones. Adaptando cohetes RBU-6000 para ser disparados desde una plataforma plana de camiones. Este ingenio, sin embargo, no es un sustituto de equipos más modernos, aunque el ER sigue siendo formidable para los estándares regionales. Se ha sugerido que el ER ya no es capaz de montar operaciones por encima del nivel de batallón. Sin embargo, esto puede ser una subestimación de la experiencia institucional del ER y aunque las operaciones de nivel de división son poco probables, las operaciones de tamaño de brigada son probablemente factibles.

La DAAFAR se ha reducido a aproximadamente 30 aviones de combate, cuatro MiG-29, seis MiG-21 y casi 20 MiG-23s operativos en un momento dado. Estos son potenciados por cerca de cinco entrenadores operativos L-39 que pueden ser armados para ataques ligeros y deberes de defensa aérea. En 1996, los aviones MiG-29 usaron misiles aire-aire R-60 para destruir aviones ligeros Cessna pertenecientes a la organización de exiliados con sede en Florida ‘Brothers to the Rescue’. Se cree que las horas de vuelo están restringidas, aunque está claro que cierto grado de competencia es retenido por un núcleo de pilotos. Cuba mantiene su red SAM aunque no está claro si se ha emprendido una revisión de los misiles. Las flotas de helicópteros y de transporte de la DAAFAR se han reducido enormemente, con sólo 24 helicópteros y dos aviones de transporte operativos en un momento dado. Cabe señalar que un gran número de aviones de combate están almacenados y algunos pueden ser capaces de restablecerse en servicio.

La disminución de la MGR refleja la del DAAFAR. Las fragatas ligeras de la clase Koni fueron desechadas y dos fueron hundidas como arrecifes para servir como atracción de buceo para los turistas. Los submarinos fueron desarmados al igual que la mayoría de los barcos de patrulla, de misiles y torpedos. Una sola corbeta de la clase Pauk permanece en servicio junto a ocho dragadores de minas y seis barcos de misiles de la clase OSA que han sido despojados de sus misiles y utilizados para lanzadores terrestres. Aproximadamente una docena de buques de la clase Zhuk permanecen operativos junto con dos buques de patrulla de clase Stenka más grandes.

El ingenio cubano se puso de manifiesto en los esfuerzos del MGR para restaurar una capa de capacidad oceánica cuando dos arrastreros de cosecha de 1970 se convirtieron en buques de patrulla con plataformas de helicópteros. Equipado con lanzadores de misiles P-15 de los buques de la clase OSA y un surtido de torres de armas de buques decomisados ​​e incluso plataformas terrestres (las armas principales son una torre ZSU-57-2 con dos cañones manuales de 57mm). Los buques forman la clase de Río Damuji y carecen de cualquier tipo de sensores modernos para la vigilancia o para el control del fuego. Sin embargo, los dos barcos de esta clase proporcionan a la MGR una útil fuerza de patrulla off-shore, capaz de intimidar a los vecinos caribeños mientras poseen un potencial de combate insignificante.

Las FAR, al igual que Cuba misma, dependían excesivamente del apoyo soviético y carecían de los medios para financiar sus necesidades de mantenimiento o modernización. Mientras que Cuba ya no se enfrenta a una amenaza existencial de los Estados Unidos, todavía conserva capacidades de combate muy por encima de cualquiera de sus vecinos del Caribe. Es de interés que mientras las FAR se han agotado en términos de capacidad y personal, la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), Milicias de Tropas Territoriales (MTT) y los Comités de Defensa de La Revolución (CDR) siguen siendo poderosos y adecuadamente financiados, sirviendo como instrumentos de control estatal y poder. Parecería que el gobierno cubano se contenta con preservar las modestas capacidades militares al tiempo que garantiza que su aparato de seguridad interno esté intacto.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
GREYHOUND


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.