Las reformas que siguen. Iñigo Guevara

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las reformas que siguen. Iñigo Guevara

Mensaje por Admin el 9/1/2016, 12:08 pm

Las reformas que siguen

27 de Diciembre de 2014

En 2015 el foco de la atención deberá regresar a las reformas necesarias para mejorar las instituciones de seguridad y justicia. La idea de crear 32 policías estatales que consoliden a las dos mil “corporaciones” de policía municipal no es la solución perfecta, pues afectará a algunas policías municipales que van en camino a construir modelos policiales efectivos. Pero en seguridad no hay soluciones perfectas, por lo que se deben buscar modelos autónomos y flexibles que permitan identificar lo que sí funciona en el campo y adaptarse, en vez de reorganizar todo desde el escritorio. Existen policías municipales, tanto metropolitanas como rurales, que por su tradición o condiciones geográficas sí funcionan de manera autónoma, y para ellas se debe promover la creación de modelos intermunicipales, permitiéndolas coexistir con las estatales bajo el mando de consejos estatales de seguridad ciudadana.

Construir la confianza ciudadana en la policía no se logra tampoco con certificados de polígrafos y antidoping, se logra con credibilidad y eficiencia. Por lo que debemos construir instituciones más fuertes en cuanto a capacidades de prevención y respuesta, lo que significa incrementar sus capacidades analíticas y tecnológicas. Mientras menos control político exista sobre una institución de seguridad, más eficiente y profesional será.

La credibilidad debe de comenzar desde su cabeza, por lo que es importante seleccionar a verdaderos profesionales de la seguridad para encabezarlas. Esto significa candidatos que demuestren consistencia en cuanto a su formación académica y experiencia profesional, personas con firmeza, humildad, espíritu de servicio público y hambre de conocimiento. Sus puestos necesariamente deberán estar sujetos a una ratificación legislativa seria para filtrar compadrazgos, títeres y espontáneos. Dejaré a analistas mejor versados el tema de la Reforma Judicial, lo que me parece indispensable es que las procuradurías de justicia sean independientes del Poder Ejecutivo, y los procuradores, en vez de designados, sean electos. Sí, electos, electos mediante candidaturas estrictamente independientes —sin afiliación política— por periodos de tres años y hasta con tres reelecciones. Preferentemente, en periodos transexenales.

La reforma policial no termina en ponerles un nombre innovador —algunos de los cuales evitan completamente la palabra Policía—, cambiarles el uniforme o pintar un nuevo esquema en las patrullas, el problema no es estético, es de sustancia. Aunque a algunas instituciones de seguridad sientan que les estorbe, se deben implementar también varios niveles de supervisión, incluyendo auditorías internas y monitoreo ciudadano externo para garantizar su transparencia. Mientras más críticos e independientes sean los supervisores, mejor, pues forzará a las instituciones a ser mejores. Como mencioné, en seguridad no hay soluciones perfectas, así como tampoco hay instituciones incorruptibles. Tradicionalmente, el crimen, la corrupción y la violencia se adaptan mucho más rápido a las nuevas estructuras de seguridad y justicia que el resto de la sociedad. Por ello es lamentable que las mismas fuerzas políticas que proponían la idea de centralizar el mando policial en los estados durante el sexenio anterior ahora se opongan, pues parece que juegan con la seguridad ciudadana como herramienta de negociación política.

Las recientes declaraciones de los secretarios de Defensa Nacional y de Marina nos demuestran que hay una crisis de credibilidad en el gobierno. Nos guste o no, en 2015 y probablemente varios años más vamos a continuar empleando a las Fuerzas Armadas como la principal fuerza de seguridad interior. Mencionar la resolución del caso Tlatlaya es por lo tanto importante, ya que el Ejercito demostró que está subordinado a la justicia civil, por más imperfecta que sea. De ahí regresamos al tema de las 32 policías estatales, pues sólo cinco de ellas —Aguascalientes, Colima, Nuevo León, Yucatán y Zacatecas— son consideradas por más de 60% de su población como instituciones a las que les tienen Algo y Mucha Confianza (ENVIPE 2014). Más preocupante es que ninguna policía estatal llegue a 30% de Mucha confianza. ¿Cuál debe de ser la meta? La Marina y el Ejército cuentan con 84% y 81% de Algo y Mucha Confianza y en ambos casos, la Mucha Confianza rebasa 50 por ciento. Ese es el estándar.

*Maestro en seguridad internacional
por la Universidad de Georgetown
y consultor de seguridad y defensa en Washington D.C.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/inigo-guevara-y-moyano/2014/12/27/999715

Admin
Admin


http://fuerzasarmadasmexico.foros-phpbb.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.